Yoga postura del arco o Dhanurasana

Se trata de una posición muy activa del grupo de flexión de la espina dorsal hacia detrás, con excelentes resultados sobre los órganos del abdomen.

Como hacer la postura del arco

* Extiéndase en el suelo con las piernas juntas y estiradas.
* Flexione las piernas.
* Agarre firmemente los tobillos, manteniendo los brazos estirados.
* Arquee el cuerpo tanto como le resulte posible, empujando con las piernas hacia detrás y hacia arriba.
* Deje que todo el peso del cuerpo permanezca sobre el abdomen.
* Mantenga la cabeza bien atrás, regule la respiración y, mantenida el tiempo indicado, deshaga la postura con lentitud.

La postura puede efectuarse con las piernas juntas o separadas, pero nunca distanciándolas excesivamente. Los brazos deben estar siempre completamente estirados y la cabeza atrás. Hay que tratar de regular la respiración. Paulatinamente el cuerpo se irá arqueando en mayor grado y tanto el pecho como los muslos permanecerán en el aire, quedando todo el peso del cuerpo suspendido sobre el abdomen.

Concentrese en la región lumbar.

Contraindicaciones

Las personas con hernia deben consultar con su especialista, al igual que los practicantes que padezcan de úlcera o trastornos pulmonares o cardíacos. Las personas mayores deben proceder con mayor prudencia. Es postura excelente para niños y jóvenes. Durante menstruaciones dolorosas la practicante debe abstenerse de realizar dicha postura.

Beneficios

– Al originar una fuerte presión sobre la región abdominal favorece el funcionamiento de todos los órganos de la zona.
– Tonifica el plexo solar y los nervios epigástricos.
– Fortalece la musculatura abdominal y ayuda a combatir la adiposidad del abdomen.
– Previene contra la congestión del hígado, los trastornos pancreáticos, la dispepsia, la constipación y la gastritis.
– Reactiva el funcionamiento peristáltico de los intestinos, combatiendo la aerofagia y la pereza intestinal.
– Estira vigorosamente los músculos anteriores del cuerpo y ejerce un profundo masaje sobre la región lumbar, mejorando el funcionamiento renal y de las glándulas suprarrenales.
– Combate la celulitis de los muslos y de las nalgas.
– Dota de flexibilidad a la columna vertebral y previene contra trastornos de la misma.
– Favorece el sistema simpático y los plexos sacro y laríngeo.

Tiempo

De diez a cuarenta y cinco segundos, aumentando siempre el tiempo de modo gradual. Se realiza la postura dos o tres veces.

Ver mas posturas basicas del Hatha Yoga